Archivo de la etiqueta: EPA

Empleo joven y crisis

Adjunto entrada publicada en Politikon sobre el impacto de la crisis en el empleo juvenil.

Introducción

En esta entrada analizaré el impacto de la crisis económica en el mercado laboral para la población más joven.

Para el análisis, tomo como fuentes de datos la EPA (Encuesta de Población Activa) y EFPA (Encuesta de Flujos de Población Activa) del INE. En particular, los datos de EFPA, permiten observar las sucesivas fotos de la EPA en movimiento. Si además se corrige de estacionalidad, puede analizarse la evolución trimestre contra trimestre.

Por otra parte, utilizaré los datos de la OCDE y de Eurostat para una comparativa internacional.

Ha existido una mayor destrucción de empleo entra la población más joven…

Según datos de la EFPA, la evolución del segmento de población de 16 a 24 años está marcada por una fuerte destrucción de empleo cuya reciente estabilización está causada, aparte de por la mejora del ciclo económico, por el efecto base (nivel actual de empleo es un 38% al del inicio de la crisis) y por el propio descenso de la población más joven consecuencia del envejecimiento demográfico.

Por su parte, en el segmento de 25 a 34 años aún no ha finalizado el proceso de pérdida de empleo, acumulando un descenso del mismo con la crisis no tan elevado (63%) como en el segmento anterior.

1 y 2

En ambos casos, la mejora en la tendencia se produce por un menor flujo de salida (pérdida de empleo), mientras que las incorporaciones (bien desde la inactividad, bien desde el paro) son más estables.

En el agregado de 16 a 35 años, el proceso de destrucción de empleo se acerca a una duración de ocho años ininterrumpidos, mientras que el empleo en la población entre 35 y 54 años ha sufrido bastante menos la crisis.

3 y 4

Los motivos de esta peor evolución han sido primero una mayor destrucción de empleo (flujo de salida) con el inicio de la crisis, y posteriormente una menor incorporación al mercado laboral tras la finalización de los estudios (flujo entrada desde inactivos) de los más jóvenes, (menor incorporación impactado a su vez por el envejecimiento de la población), además de una mayor facilidad para encontrar empleo entre los parados de mayor edad.

con especial impacto en los contratos temporales

Con datos de la EPA se observa que en los primeros años de la crisis se redujo el empleo tanto indefinido como sobre todo temporal (barras inferiores) especialmente en la construcción y comercio, para pasar al paro o volver a los estudios (barras superiores).

Más recientemente, desciende el paro (aunque también el empleo indefinido pese a la recuperación económica) y como contrapartida continúa el proceso de vuelta a los estudios o se encuentra trabajo temporal (principalmente en la hostelería).

5 y 6

Existe una correlación entre nivel de estudios y empleo…

Generalmente se suele identificar a una parte de la población joven que ni estudia ni trabaja (ni está activo) como ni-ni. Ante una situación de desempleo, la alternativa de seguir estudiando o volver a estudiar es una buena opción dado que tanto la tasa de empleo como de actividad (% de población activa que tiene trabajo y % de población que busca o tiene empleo, respectivamente) son mayores según el grado de estudios sea superior.

7 y 8

Entre los segmentos de población de 16 a 24 y 25 a 34 años, la composición es diferente pues en el primero predomina la población que estudia, mientras que en el segundo predomina la que trabaja y además el peso del colectivo ni-ni es superior.

9 y 10

y desciende el porcentaje de los jóvenes que ni trabajan ni estudian

En cuanto al colectivo ni-ni, mientras entre los más jóvenes la tendencia es de menor peso desde el inicio de la crisis, entre los de siguiente edad solo corrige desde 2013.

Particularmente importante es el segmento de los que tampoco buscan trabajo, pues se trata de jóvenes con toda la vida laboral por delante que ni se plantean trabajar ni mejoran su formación. En este caso el peso, independientemente que se pueda considera aún elevado, mantiene afortunadamente una tendencia decreciente desde 2005 (barra azul oscura).

11 y 12

Una comparativa con otros países muestra una elevada temporalidad y jornada parcial…

Si se compara la evolución con otros países de nuestro entorno, la temporalidad es superior al resto y entre los más jóvenes crece desde el inicio de la crisis, tendencia en línea con Francia pero contraria al descenso en Italia y Alemania.

Aparte de la elevada temporalidad, España tiene una tasa de empleo dentro de la OCDE solo por debajo de Grecia e Italia entre la población de 15 a 24 años (en 25 a 34 solo está por debajo además Turquía).

13 y 14

En cuanto a la jornada parcial, España ha pasado de tener un peso de ese tipo de jornada relativamente bajo entre los más jóvenes a situarse por encima de la media de la OCDE.

15 y 16

…y un mayor peso de los jóvenes que ni estudian ni trabajan

Si se compara la situación en España con la eurozona, el peso del colectivo de los que ni estudian ni trabajan o buscan empleo es superior a la media. De hecho, solo en Italia (donde la tendencia es creciente), Grecia y Eslovaquia (en este caso en el segmento 25 a 34 años) dicho porcentaje es superior.

17 y 18

Resumen

Con el estallido de la crisis la situación laboral de los más jóvenes se ha deteriorado más que en el resto, y más recientemente con la recuperación económica si bien se observa cierta estabilización en la destrucción de empleo, la evolución relativa sigue siendo peor, con una salida profesional que se está produciendo principalmente hacia empleo temporal y poco productivo.

Por otro lado, una comparativa con países de nuestro entorno, confirma un mayor incremento relativo de la temporalidad y una mayor generalización de la jornada parcial entre los más jóvenes, así como de la proporción de los que ni estudian ni trabajan.

EPA primer trimestre 2015: se mantiene la creación de empleo en un mercado con deficiencias

Adjunto artículo publicado en Politikon sobre la Encuesta de Población Activa

Introducción

Con carácter trimestral, el INE (Instituto Nacional de Estadística) publica la Encuesta de Población Activa (EPA) sobre la situación del mercado laboral (empleo, paro, población activa por, entre otros, segmento de edad, sector de actividad o nacionalidad). El INE también publica la EFPA (Encuesta de Flujos de Población Activa) que detalla los cambios en el mercado laboral. La EPA es una foto fija, la EFPA muestra la evolución de esa foto.

Los datos los presento generalmente corregidos de estacionalidad y calendario, lo que permite analizar un trimestre contra el anterior y homogeneizar distintas fuentes como son la EPA y las estadísticas de empleo (afiliaciones) del Ministerio de Empleo y Seguridad Social.

Ambas estadísticas miden lo mismo, si bien existen diferencias: las afiliaciones son mensuales y resultado de un cálculo censal mientras que la EPA, trimestral, es una extrapolación de diversas muestras sujeta a error de estimación, las afiliaciones no cubren toda la población y la EPA sí, las afiliaciones miden número contratos mientras que la EPA empleados y un trabajador puede haber tenido más de un contrato en el trimestre…

Analizaré en este caso los datos del primer trimestre 2015 (1T15).

Los datos 1T15 indican una reducción en el ritmo de creación de empleo por sector servicios…

El crecimiento trimestral del empleo se desacelera en 1T15 (1T15 0,5% vs 4T14 0,9%) al contrario que las afiliaciones que aceleran su tasa de crecimiento (1T15 1,1% vs 4T14 0,8%). El detalle por sector muestra que esa desaceleración (y menor crecimiento de la EPA que las afiliaciones) obedece al sector servicios, en particular servicios del sector privado.

Sobre la divergencia entre ocupados y afiliaciones, la mayor volatilidad de la primera serie indica que el ruido (variaciones trimestrales no causadas por la evolución de la actividad) es superior y que como indicador trimestral puede ser menos válido que el de las afiliaciones.

Por sectores, aparte del descenso de ocupados en sector privado de servicios, sorprende el incremento en la industria, debido a las manufacturas, con un crecimiento del 2,0%, muy por encima del crecimiento de la producción industrial que con datos del INE apenas crece un 0,3% en 1T15.

0

Una forma de evitar ese ruido es observar la evolución anual que si bien considero que puede retrasar algo la señal (se compara el dato con el de un año antes) suaviza la volatilidad de la serie.

1

En este caso la creación de empleo se acelera, con una tasa en 1T15 que coincide con la de la afiliaciones (+2,9% en ambos casos), aunque con una composición diferente: más diversificada en la EPA y más concentrada en el sector servicios en las afiliaciones.

…por educación, empleados del hogar y logística…

Sobre el descenso del empleo en servicios del sector privado, el dato en mi opinión más sorprendente de la ocupación, en el detalle por rama de actividad se puede comprobar que tanto en su tasa trimestral como anual se produce un descenso en educación (no pública, sí concertada y privada), logística (transporte y almacenamiento de mercancías, termómetro de la actividad) y empleados del hogar (en este caso más vinculado a la renta de los hogares, aparte de ser una actividad parcialmente en la economía sumergida).

Por el contrario, las ramas de actividad que más crecen son las vinculadas con el consumo tanto de los hogares como del procedente del turismo (comercio y hostelería que en este caso incluye también restaurantes).

2

…y un crecimiento del empleo público en educación

Desde 4T14, se ha revertido la tendencia de destrucción de empleo público, circunstancia que coincide con el actual ciclo electoral (elecciones municipales, autonómicas y generales en 2015).

En concreto, son el empleo público en educación (creciendo el porcentaje de empleo público sobre el total) y administración, los que explican dicho crecimiento, mientras que por el contrario continúa la destrucción de empleo público en la sanidad y servicios sociales, en los que se está produciendo una sustitución de empleo público por privado, pues el total empleo en sanidad sí que está creciendo.

3

La creación de empleo según EPA 1T15 se sitúa por debajo de la expansión del PIB

Se puede concluir que la economía sigue creando empleo, y en tasa trimestral habrá que esperar a la EPA 2T15 para poder afirmar que el empleo pierde impulso.

Si se compara la evolución trimestral de la ocupación con la del PIB (avance del INE 1T15 +0,9%) el crecimiento del empleo según la EPA se sitúa por debajo del PIB según la línea que dibuja la regresión. En este sentido, la aceleración del crecimiento del empleo según las afiliaciones en 1T15 estaría más en línea con la evolución del PIB que los datos de la EPA.

graf 8 y 9

Por otro lado, entre las diez actividades que más crean empleo en el último año, la restauración lidera la estadística, tres están vinculadas con la construcción (y suman el 27% del empleo neto creado), el empleo público no vinculado a educación ni sanidad o servicios sociales supone un 10% del total, el incremento de la producción (y exportación) de automóviles tiene su reflejo en el empleo y las actividades de asesoramiento (legal, consultoría) aparecen también entre las más destacadas, que son junto a la fabricación de automóviles, las únicas, de esta relación, que producen bienes y servicios exportables.

Continúa la reciente tendencia de mejor evolución en empleo masculino

La evolución del empleo por sexo muestra un cambio de tendencia desde 1T14, cuando se ha acelerado la creación de empleo, pues hasta entonces la incorporación de las mujeres al mercado laboral (desde la inactividad) había permitido a este colectivo primero crecer en empleo más que los hombres, y tras el inicio de la crisis, mitigar parcialmente la destrucción de empleo, cuando en su fase inicial incidió especialmente en la construcción.

5

Los motivos de esta reciente evolución pueden ser varios desde el agotamiento del efecto de incorporación de la mujer al mercado laboral, a en el último año, creación de empleo en actividades con mayor peso relativo del empleo masculino como las vinculadas con la construcción, la fabricación de automóviles, o la recogida de basuras, diez actividades que suman el 40% del empleo neto creado en el último año.

6

Continúa el envejecimiento de la población ocupada…

En el inicio de 2015, los datos de la EPA siguen mostrando un continuo incremento de la edad media de la población ocupada, edad promedio que crece por encima del total de la población, por lo que no es únicamente una cuestión que se explique por el envejecimiento poblacional.

Detrás de este fenómeno, subyace el difícil acceso de los más jóvenes al mercado laboral, segmento especialmente afectado en la fase de destrucción de empleo (en 2008/9 se duplicó la tasa de paro) y que en la actual fase de recuperación tienen más problemas para acceder al empleo, como se puede observar en una tasa paro juvenil muy superior a la de los segmentos de mayor edad.

7

Es cierto que en los últimos trimestres la tasa de paro ha descendido algo, pero sigue siendo muy alta, o que si se observa su ratio (i.e. parados sobre total población) el diferencial se reduce, y en el caso de segmento 34 a 45 años es superior, debido a que una mayor proporción de población joven se encuentra inactiva, pero en este caso se obvia a una parte de la población joven que ni estudia ni trabaja.

…y sigue incrementándose la tasa de temporalidad en el empleo

Otro aspecto negativo del mercado laboral es el elevado peso de los contratos temporales, cuya proporción lejos de descender, mantiene una tendencia creciente en los últimos trimestres hasta alcanzar un 24,3% del total de ocupados. Una posible explicación es el peso de actividades como la construcción o los restaurantes en el crecimiento del empleo.

Por su parte el peso de la jornada sobre el total, se ha estabilizado en el entorno del 16%.

8

El desempleo de larga duración crece en términos relativos

Suele referirse al concepto dual para definir el empleo en España (contratos temporales vs indefinidos), pero creo que se puede hablar también de cierto desempleo dual.

El actual periodo de creación de empleo, permite entre otras cosas, que los parados de no larga duración estén cada vez menos tiempo desempleados (la serie muestra cierta volatilidad trimestral pero se puede inferir que la tendencia del tiempo en paro para ese colectivo es cada vez menor y se sitúa entre los dos y tres meses) mientras que la proporción de parados de larga duración se mantiene en un elevado 44% del total (la cifra absoluta desciende desde 1T14 pero desconozco si se trata de parados que abandonan la búsqueda de empleo o por el contrario han encontrado trabajo).

9

La población activa ya crece en tasa anual

Por último, destacar el ligero crecimiento de la población activa en tasa anual en 1T15, (la serie trimestral es excesivamente volátil y no creo que sirva para alcanzar conclusiones) por primera vez en tres años, debido a cierta mejora de la tasa de actividad que permite compensar el descenso de la población.

Dicho descenso poblacional se está ralentizando a la vez que también lo hace el descenso de la población extranjera. Ante el actual proceso de envejecimiento de la población española, el posible crecimiento de la población activa debería venir tanto de un proceso de emigración que dejara de “expulsar” población para pasar a sumar, como de una mayor tasa de actividad (e.g. incorporación de mujeres al mercado laboral).

10

Resumen

En definitiva, los datos de la EPA del primer trimestre de 2015 muestran que se mantiene la creación de empleo anual, mientras que deberá esperarse a la próxima EPA para comprobar la señal de desaceleración trimestral. Asimismo, actividades vinculadas con el consumo (restaurantes, comercio), la construcción (más rehabilitación que construcción residencial) las manufacturas (automóviles) y la asesoría así como el empleo público suman una parte notable del mayor empleo creado en el último año.

Si la creación de empleo y el ligero incremento de la población activa son las noticias positivas, hay una serie de sombras en el mercado laboral como son la elevada (y creciente) temporalidad, la dificultad de los más jóvenes para acceder al mercado, o la elevada tasa de paro estructural que puede ir dejando a una parte de la población activa potencialmente inactiva.