Impacto de la depreciación del euro en saldo comercial de bienes: 1) introducción.

La depreciación del euro en los últimos meses podría ser un factor que impulsara la demanda externa (exportaciones) de la eurozona en general y de España en particular, mediante el abaratamiento de las exportaciones a otros países fuera de la eurozona.

Sin embargo, el análisis debería completarse con el impacto en las importaciones y de este modo realizar una hipótesis sobre el efecto no en la demanda sino sobre el ahorro frente al exterior y en definitiva sobre la actividad (qué parte de la demanda interna marginal por la medida pasaría a tener recurso en producción externa-importaciones y no en el PIB).

El objetivo de este análisis es una sencilla aproximación sobre el efecto de una depreciación del euro en la economía mediante un abaratamiento tanto de los bienes exportados como importados.

Actualmente (datos de enero-agosto 2014) el saldo comercial de bienes (obviaremos el impacto en el saldo de servicios de ingeniería o financieros, ingresos turismo y gasto de los residentes en el extranjero) presenta  un déficit de €-16.481m, que  excluido los intercambios de bienes con la Eurozona  es aún más deficitario que el del total (€-20.880m).

graf1

Es decir, mientras que el total de exportaciones netas (exportaciones menos importaciones) es positivo con las eurozona, su saldo es negativo con el resto de mercados, o lo que es lo mismo, ceteris paribus (todo el resto de hipótesis sin cambio), un abaratamiento de las exportaciones en la misma proporción que un encarecimiento de las importaciones (por efecto de la depreciación del €) tendría un impacto negativo sobre su saldo comercial simplemente porque las compras superan a las ventas.

Esta hipótesis obvia entre otros un asunto importante y es el de la elasticidad precio demanda: cómo reacciona la demanda en términos constantes (i.e. ajustado por la variación de precio) a una variación en su precio.

Por ejemplo, un escenario ideal ante una depreciación del €, sería aquel en el que la elasticidad para exportaciones e importaciones fuera elevada dado que significaría que ante un abaratamiento de las mismas, la demanda externa  vía exportaciones respondería con un fuerte incremento pero, por el contrario, existiría una contracción de las importaciones ante su encarecimiento (sustitución por importaciones alternativas o producción interna).

Otro asunto a considerar sería la elasticidad renta demanda: la respuesta de las importaciones ante el incremento (o descenso) de la demanda interna y de las exportaciones ante variaciones en la demanda interna de los países destino de las ventas.

Comenzaremos en la próxima entrada con el impacto de la depreciación del euro sobre las importaciones y en concreto sobre la factura energética. En una última entrada se analizara el impacto de los movimientos de tipo de cambio en las exportaciones de bienes a países fuera del entorno de la eurozona.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s